Vitamina C: 35 beneficios, dosis y contraindicaciones

Introducción: ¿Qué es la Vitamina C?

¿Es bueno tomar Vitamina C en suplementos?La Vitamina C (ácido ascórbico) es un micronutriente soluble en agua esencial que ha tenido una influencia dramática en la historia mundial. Las batallas navales literalmente se han ganado y perdido en base a las fuerzas que han perdido cada bando por la Enfermedad del escorbuto (deficiencia grave de Vitamina C) (R).

La Vitamina C es el antioxidante más eficaz en nuestra sangre, debido a su solubilidad en agua y al amplio rango de Especies de Oxígeno Radical (ROS) que puede neutralizar (R, R1).

Es ideal para toda una gama de problemas de salud, como presión arterial alta, apoplejía, cáncer, aterosclerosis, inflamación y obesidad (R, R1).

En este artículo trataremos de ver qué es lo que la ciencia dice sobre Vitamina C y su influencia en nuestra salud.

Lista rápida de pros al tomar Vitamina C

  • Ayuda a prevenir resfriados y gripe cuando el cuerpo está estresado
  • Muy seguro
  • Mucha gente encuentra que la Vitamina C en dosis altas es muy buena para la inmunodeficiencia, la toxina crónica o los problemas infecciosos.
  • Buen antioxidante y antiinflamatorio
  • Bueno para el estado de ánimo
  • Bueno para la salud de la piel y los huesos
  • Bueno para una amplia gama de condiciones
  • Bueno para la intolerancia a la histamina
  • La dosis alta de Vitamina C tiene efectos contra el cáncer

Contras de un exceso en la ingesta de Vitamina C

  • Puede causar cálculos renales
  • Puede causar un poco de náuseas o malestar estomacal
  • Puede causar heces blandas si se toma demasiado

Beneficios de la Vitamina C

1) La Vitamina C es vital para la salud del cerebro
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4179190/figure/nutrients-06-03818-f001/
Como prueba de la importancia de la Vitamina C para la salud cerebral, el cerebro retiene la Vitamina C a expensas de otros tejidos durante los estados crónicos de deficiencia y puede mantener concentraciones 100 veces mayores que otros órganos, por ejemplo, hígado y riñón (RR1).

La Vitamina C desempeña un papel en muchas funciones importantes en el cerebro, incluida la eliminación de especies de oxígeno reactivo, la neuromodulación y el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos (angiogénesis) (R).

La Vitamina C modula los sistemas de neurotransmisores del cerebro(colinérgicos, catecolinérgicos y glutamérgicos) (R).

La Vitamina C ayuda al desarrollo general de las neuronas a través de la maduración, la diferenciación y la formación de mielina (R).

La Vitamina C ayuda a mantener la integridad y la función de varios procesos en el sistema vascular (R), que ayuda al funcionamiento del cerebro.

La Vitamina C participa en la maduración neuronal y la formación de mielina (la capa aislante eléctrica alrededor de los nervios) y también está involucrada en la transmisión de señales a través del sistema nervioso a través de neurotransmisores (R).

La Vitamina C también previene el daño neuronal (R).

La Vitamina C induce la expresión del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), que contribuye a los mecanismos de defensa del cerebro (R ).

2) La Vitamina C mejora el estado de ánimo

La privación de Vitamina C a largo plazo está relacionada con el nerviosismo y la inestabilidad emocional (R).

La Vitamina C aumenta la liberación de oxitocina (R, R1).

Hubo una reducción del 35% en la alteración del humor en pacientes hospitalizados después del tratamiento con Vitamina C (R).

Un estudio encontró que la suplementación de Vitamina C no tiene grandes efectos sobre el desempeño psicológico, la personalidad o el estado mental actual, en hombres jóvenes (17-29 años) excepto en los casos en que la suplementación corrige una deficiencia existente (R).

3) La Vitamina C reduce la ansiedad

La Vitamina C redujo la ansiedad en estudiantes de secundaria (R).

La suplementación a corto plazo de la Vitamina C fue segura y beneficiosa para reducir los niveles de ansiedad en pacientes diabéticos (R).

4) La Vitamina C ayuda a combatir la depresión

Muchos estudios han encontrado que la Vitamina C puede reducir la gravedad de los trastornos depresivos en niños y adultos, así como también mejorar el estado de ánimo de las personas sanas (R, R1).

En un ensayo que incluyó trabajadores de turno deprimido, la Vitamina C disminuyó significativamente la severidad de la depresión (R).

Los ratones deficientes en Vitamina C son menos activos (R).

El mal estado de la Vitamina C se asocia con un aumento de los síntomas de depresión tras una enfermedad aguda en personas mayores (R).

Los niveles adecuados de Vitamina C son necesarios para la conversión del neurotransmisor dopamina en norepinefrina, una hormona importante en la depresión y los cambios de humor (R), y explica por qué los pacientes con depleción de Vitamina C tienen síntomas de depresión significativamente aumentados (R).

La Vitamina C también aumenta la efectividad de los antidepresivos (R). Los pacientes tratados durante seis meses con fluoxetina y Vitamina C mostraron una disminución significativa de los síntomas depresivos en comparación con el grupo de fluoxetina más placebo (R).

5) La Vitamina C reduce la fatiga

La administración de altas dosis de Vitamina C intravenosa redujo la fatigaen los oficinistas (R).

La Vitamina C restrasó la fatiga en ratas según un estudio (R).

6) La Vitamina C puede atenuar la disminución cognitiva relacionada con la edad

El bajo nivel crónico de Vitamina C en humanos se asocia con trastornos neurodegenerativos (R).

Un mayor consumo de Vitamina C se ha asociado con una mejor función cognitiva en los ancianos (R, R1).

Los niveles de Vitamina C fueron significativamente más bajos en las personas mayores que sufren de diferentes tipos de demencia (R).

La Vitamina C inyectada durante 3 días consecutivos mejoró el aprendizaje y la memoria de ratones viejos (R).

En roedores, los tratamientos con Vitamina C contrarrestaron el deterioro de la memoria causado por la privación crónica del sueño (R).

En modelos animales de la Enfermedad de Alzheimer, la Vitamina C mejoró la función cognitiva (R).

La suplementación con Vitamina C reduce el riesgo de la Enfermedad de Alzheimer en humanos (R).

En el cerebro envejecido, la deficiencia de Vitamina C puede afectar la función cognitiva a través de la reducción de la señal de transducción, así como la deposición de amiloide β que resulta en la generación de especies reactivas de oxígeno y un mayor riesgo de Enfermedad de Alzheimer (R).

7) La Vitamina C puede mejorar la actividad tiroidea (en dosis bajas)

En ratas, dosis bajas de Vitamina C estimulan la tiroides, mientras que dosis altas inhiben la actividad tiroidea (R).

8) La Vitamina C mejora la presión arterial

La Vitamina C redujo significativamente la presión arterial sistólica y diastólica en pacientes con presión arterial leve a moderadamente alta (R ).

9) La Vitamina C es beneficiosa para el flujo sanguíneo

Las dosis altas de Vitamina C pueden prevenir o restablecer el deterioro del flujo sanguíneo causado por las especies reactivas de oxígeno (ROS), preservar la integridad de la barrera de los vasos sanguíneos y fortalecer las defensas antibacterianas (R).

La Vitamina C ayuda a prevenir la disfunción de los vasos sanguíneos, estimula la síntesis de colágeno y aumenta la proliferación celular de las células de los vasos sanguíneos (R).

La Vitamina C juega un papel positivo en la reversión de las primeras etapas de endurecimiento de las arterias (R).

La deficiencia de Vitamina C puede dar como resultado una disminución de la integridad de los vasos sanguíneos, por ejemplo, a través de una menor generación de NOS y una síntesis alterada de colágeno maduro. Esto podría conducir a una mayor formación de placa e incidencia de accidente cerebrovascular (R).

10) La Vitamina C puede combatir el cáncer y aliviar el tratamiento del cáncer

Varios informes sugieren que la dosis alta de Vitamina C tiene efectos anticancerígenos (R).

La dosis alta de Vitamina C es más tóxica para el cáncer que para las células normales, e induce la muerte de varios tipos de células cancerosas, incluidas las células de mesotelioma, páncreas y leucemia (R).

La dosis alta de Vitamina C suprime el crecimiento tumoral en modelos animales y estudios de cultivo de tejidos (R).

La Vitamina C alta en la dieta reduce el riesgo de cáncer gástrico (R).

Una mayor ingesta dietética de Vitamina C antes del diagnóstico de cáncer de mama aumentó las posibilidades de supervivencia. Esta asociación fue más fuerte entre las mujeres de más de 65 (R).

Los hombres con niveles bajos de Vitamina C tienen un 62% más de riesgo de morir de cáncer (R).

La Vitamina C reduce el dolor y reduce la toxicidad de algunos agentes anticancerosos al reducir el estrés oxidativo (R).

La Vitamina C intravenosa alivia una serie de síntomas relacionados con el cáncer y la quimioterapia, como la fatiga, el insomnio, la pérdida de apetito, las náuseas y el dolor (R).

La Vitamina C puede reducir el dolor en un 55% en pacientes con radioterapia con cáncer de hueso (R).

La Vitamina C puede mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer, incluido el dolor reducido y la necesidad de analgésicos, tanto en presencia como en ausencia de quimioterapia y radioterapia (R).

11) La Vitamina C protege los pulmones del estrés oxidativo

Los niveles de Vitamina C en los pulmones son hasta 30 veces más altos que en la sangre.

La Vitamina C se consume mientras protege contra los oxidantes, lo que indica que incluso una sola dosis de Vitamina C puede ser eficaz para proteger contra los aumentos agudos del estrés oxidativo en los pulmones (R).

12) La Vitamina C aumenta la inmunidad

Muchas infecciones conducen a niveles reducidos de Vitamina C (R).

La Vitamina C aumenta el funcionamiento de varios tipos de glóbulos blancos y disminuye la replicación de virus (R, R1).

La Vitamina C reduce la duración y la gravedad del resfriado común (R1R2, R3).

La Vitamina C reduce la incidencia de resfriados en momentos de estrés físico extremo (R, R1).

La Vitamina C reduce la incidencia de neumonía (R).

La Vitamina C disminuyó la duración y la gravedad de las infecciones respiratorias en los nadadores varones, pero no en las mujeres (R).

La Vitamina C erradica la infección por H. pylori en el 30% de los pacientes tratados (R).

13) La Vitamina C ayuda a reducir la inflamación

La Vitamina C reduce la inflamación al reducir las citoquinas inflamatorias (R1, R2, R3).

La Vitamina C puede aliviar la inflamación en pacientes con obesidad, diabetes o presión arterial alta (R).

La dosis alta de Vitamina C intravenosa puede reducir la inflamación (hs-PCR y citocinas inflamatorias: IL-1α, IL-2 (Citoquina Th1), IL-8, TNF) en pacientes con cáncer (R).

Como se mencionó anteriormente, la Vitamina C puede inhibir la inflamación relacionada con la obesidad y, por lo tanto, prevenir las enfermedades inflamatorias relacionadas con la obesidad (R).

La Vitamina C redujo el estrés oxidativo y la respuesta inflamatoria a la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) inducida artificialmente (reducción de citocinas inflamatorias, (MPO) y actividades de malonaldehído (MDA)) (R).

14) La Vitamina C reduce los niveles de histamina

Cuando los niveles de Vitamina C disminuyen, los niveles de histamina en la sangre aumentan (R).

La administración oral y intravenosa de Vitamina C da como resultado una reducción de los niveles de histamina en la sangre (R, R1).

Por lo tanto, la Vitamina C es buena para las personas con intolerancia a la histamina.

15) La Vitamina C protege el tracto intestinal

La Vitamina C puede mejorar la tolerancia intestinal de la aspirina y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) (R).

La Vitamina C protege a los ratones el daño intestinal inducido por la irradiación que generalmente es letal (R).

16) La Vitamina C es beneficiosa para las mitocondrias

La Vitamina C estimula la función mitocondrial, al disminuir la generación de ROS, estimular la actividad de la superóxido dismutasa de manganeso / SOD2 y la glutatión peroxidasa, y al modificar la actividad de la cadena de transporte de electrones (R).

La Vitamina C protege la membrana mitocondrial y el ADN contra el daño oxidativo (R).

17) La Vitamina C es beneficiosa para el ejercicio y la recuperación

La Vitamina C aumenta el rendimiento físico y disminuye el estrés oxidativo, pero solo en aquellos con un bajo nivel de Vitamina C (R).

La Vitamina C disminuye los niveles de radicales libres generados durante el ejercicio y atenúa el estrés oxidativo (R).

La Vitamina C previene el daño muscular inducido por el ejercicio, la disfunción inmune y la fatiga (R, R1).

Sin embargo, es importante tener en cuenta que las especies de oxígeno reactivo pueden controlar las adaptaciones de entrenamiento beneficiosas que previenen altas dosis de Vitamina C (R, R1).

18) La Vitamina C combate el aumento de peso

Las personas con niveles adecuados de Vitamina C queman 30% más de grasa durante el ejercicio moderado en comparación con los sujetos con niveles bajos de Vitamina C (R).

La Vitamina C reduce la acumulación de grasa de las células grasas.

De hecho, la suplementación de Vitamina C se ha asociado con la reducción del peso corporal y una reducción masiva en el número de células grasas en ratas y cobayas (R).

Ocho semanas de suplementos de Vitamina C en un modelo de cafetería de ratas protegidas contra la obesidad contra el almacenamiento de grasa inducida por la dieta y el exceso de leptina (R).

Los bajos niveles de Vitamina C están relacionados con la alta relación cintura-cadera (R).

La Vitamina C se ha asociado con una menor prevalencia de obesidad y con la prevención del aumento de peso en un estudio de seguimiento de 3 años en adultos (R).

19) La Vitamina C es beneficiosa para los diabéticos

La administración de Vitamina C mejoró la eliminación de glucosa en todo el cuerpo y el metabolismo de la glucosa no oxidante (R).

Las reducciones en los niveles de glucosa e insulina fueron mucho mejores en las ratas alimentadas con una dieta alta en grasas suplementada con Vitamina C durante 2 semanas, en comparación con aquellas alimentadas con alto contenido de grasa solo (R).

La Vitamina C protege contra la ceguera diabética, mejora la lipoproteína-colesterol de alta densidad (HDL-c) y mejora la función de los vasos sanguíneos (R).

La Vitamina C puede ser beneficiosa para los pacientes con diabetes tipo 2al disminuir la glucosa en sangre y los lípidos (R).

La Vitamina C inhibe la producción de cortisol / glucocorticoides que elevan el azúcar en la sangre (R).

20) La Vitamina C facilita la producción de colágeno

La estabilización del colágeno por la Vitamina C es fundamental para formar el marco del tejido conectivo de todo el cuerpo; incluida la piel, los huesos, el cartílago, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos (R).

Los pasos finales de la producción de colágeno dependen de la Vitamina C (la Vitamina C actúa como un donador de electrones en la hidroxilación de los residuos prolil y lisil de procolágeno) (R).

La deficiencia de Vitamina C interrumpe la maduración del colágeno, lo que conduce a una alteración de la integridad de la pared del vaso sanguíneo, hemorragia y hemorragias cerebrales en ratones (R).

21) La Vitamina C es buena para tus huesos

La Vitamina C es esencial para el desarrollo óseo normal (R).

En los humanos, existe una relación positiva entre los niveles de Vitamina C y la salud ósea, indicada por la densidad mineral ósea, la probabilidad de fractura y los marcadores de recambio óseo (R).

Los animales con deficiencia de Vitamina C muestran deterioro de la salud ósea y disminución de la formación de hueso. La administración de suplementos de Vitamina C fue capaz de prevenir la pérdida ósea en varios modelos animales (R).

La deficiencia de Vitamina C juega un papel importante en la fractura ósea espontánea al inhibir la diferenciación de las células óseas y promover la transición de las células óseas a las células grasas en ratones (R).

El uso diario de suplementos de Vitamina C, junto con la terapia de reemplazo de estrógeno y suplementos de calcio, puede ayudar a aumentar la masa ósea en mujeres posmenopáusicas (R, R1).

Un mayor consumo de Vitamina C se asoció con un menor riesgo de osteoporosis en adultos coreanos mayores de 50 años con bajos niveles de actividad física (R).

Además de estabilizar el colágeno en la matriz ósea (R), la Vitamina C también elimina los radicales libres que son perjudiciales para la salud ósea (R).

22) La Vitamina C es ideal para tu piel

La Vitamina C contribuye al mantenimiento de una piel sana (R).

Aplicado a la piel, la Vitamina C tópica es altamente eficaz como terapia de rejuvenecimiento, induciendo una síntesis de colágeno significativa con efectos secundarios mínimos (R).

La Vitamina C tópica puede corregir parcialmente los cambios estructurales asociados con el proceso de envejecimiento (R).

La Vitamina C es un tratamiento eficaz a corto plazo para el melasma y la hiperpigmentación post-inflamatoria (R).

23) La Vitamina C puede proteger contra el accidente cerebrovascular

Las concentraciones de Vitamina C en el cerebro aumentan durante la isquemia (suministro sanguíneo inadecuado) (R).

En roedores y primates, la Vitamina C redujo el área del cerebro privada de suministro de sangre durante una apoplejía (R).

En los humanos, los niveles más altos de Vitamina C se asocian con una menor probabilidad de accidente cerebrovascular (R).

24) La Vitamina C es beneficiosa para los fumadores

Las personas que fuman tienen niveles más bajos de sangre y Vitamina C celular (y Vitamina E) (R).

Los suplementos de Vitamina C de 500 mg dos veces al día durante dos semanas fueron suficientes para normalizar la tasa de desaparición de la vitamina E en los fumadores (R).

25) La Vitamina C aumenta la frecuencia del sexo

En un estudio, las altas dosis de Vitamina C mejoraron el estado de ánimo y aumentaron la frecuencia del coito de 42 adultos sanos (R).

26) La Vitamina C combate la Enfermedad del mar

La histamina es un agente causal potencial de la Enfermedad del Mar (mareos, náuseas al estar en el mar). Las personas expuestas a las olas muestran un aumento en los niveles de histamina.

La Vitamina C es efectiva para suprimir los síntomas del mareo, particularmente en individuos más jóvenes (R).

27) La Vitamina C reduce la carga de toxinas

La Vitamina C reduce la cantidad de contaminantes orgánicos persistentes(COP) en el cuerpo humano (R).

28) La Vitamina C mejora la calidad del esperma

La Vitamina C mejoró la motilidad y la estructura de los espermatozoides en los hombres (R).

29) La Vitamina C es beneficiosa durante el embarazo

Algunos estudios encontraron que los bebés pesaban más cuando ellos y sus madres tenían niveles más altos de Vitamina C en sangre (RR1).

En el cerebro en desarrollo de un bebé, la densidad neuronal y la maduración se ven comprometidas por la deficiencia de Vitamina C, lo que da lugar a una disminución del volumen cerebral (R).

La ausencia de Vitamina C es perjudicial para la supervivencia en ratones recién nacidos. Además, la deficiencia alrededor del nacimiento redujo el volumen del hipocampo y el número de neuronas y provocó una disminución de la cognición espacial en conejillos de Indias (R).

30) La Vitamina C es beneficiosa después de la cirugía

Las concentraciones de Vitamina C en sangre disminuyen después de la cirugía y disminuyen aún más en los pacientes bajo cuidados intensivos quirúrgicos, debido a una mayor demanda causada por un aumento del estrés oxidativo (R).

En la cirugía gastrointestinal no complicada, la administración continua de Vitamina C redujo el estrés oxidativo postoperatorio (R).

La fibrilación auricular postoperatoria (ritmo cardíaco anormal) se previno después de la cirugía cardíaca con suplementos de Vitamina C (R).

31) Vitamina C y hormonas

La Vitamina C se asocia con niveles más altos de progesterona y hormona foliculoestimulante en mujeres premenopáusicas sanas (R).

32) La Vitamina C aumenta la disponibilidad de nutrientes

La Vitamina C mejora la biodisponibilidad de otros nutrientes, como la Vitamina E y el hierro no hemo, que pueden aumentar los efectos sobre la salud de los alimentos que contienen Vitamina C (R).

33) La Vitamina C disminuye el cortisol

La Vitamina C inhibe la producción de cortisol / glucocorticoides (R), lo que significa que disminuye la respuesta al estrés de las personas.

34) La Vitamina C como antioxidante

La Vitamina C es extremadamente importante como antioxidante debido a su capacidad para neutralizar los radicales basados ​​en oxígeno y nitrógeno, y porque también recicla tanto la vitamina E como la BH4 (tetrahidrobiopterina), que tienen funciones antioxidantes y de cofactor enzimático (R).

35) La Vitamina C como catalizador

La Vitamina C contribuye a muchas reacciones enzimáticas importantes, incluidas las que conducen a la síntesis de norepinefrina, carnitina, colesterol, aminoácidos y varias hormonas peptídicas (R).

Debido a su similitud estructural con la glucosa, la Vitamina C puede reemplazar a la glucosa en muchas reacciones químicas, y puede evitar la glicosilación no enzimática de las proteínas (R).

Dosis de Vitamina C ¿Cuánta Vitamina C realmente necesitamos?

La mayoría de los animales pueden producir Vitamina C a partir de la glucosa en el hígado. Sin embargo, los humanos han perdido esta habilidad, por lo que es esencial una ingesta dietética adecuada y regular (R).

La Vitamina C se necesita en cantidades relativamente altas, ya que no se retiene ni se acumula en el cuerpo y el exceso se elimina inmediatamente a través de la orina (R).

La dosis diaria recomendada de Vitamina C en EE. UU. Es de 75 mg / día para mujeres y 90 mg / día para hombres (R).

Se recomiendan cantidades de hasta 125 mg / día para mujeres embarazadas o lactantes, y 35 mg adicionales por día para tener en cuenta el aumento del estrés oxidativo y la renovación de la Vitamina C en los fumadores (R).

La RDA para un nutriente dado se calcula con base en evitar la deficiencia. Varias fuentes ahora sugieren que la RDA debería ser hasta el doble de la recomendada actualmente de 75 a 125 mg por día, dependiendo de la edad, el sexo, el embarazo y los hábitos de fumar (R).

Con una ingesta de Vitamina C superior a 60 mg / d, la Vitamina C comienza a aparecer en la orina. Sin embargo, se requieren ingestas de 250 mg / dy más (aproximadamente 400 mg / día) para saturar las concentraciones de Vitamina C en la sangre y los glóbulos blancos (R, R1).

El “nivel máximo de ingesta tolerable” se establece en 2 g / día para adultos, pero muchas personas están bien tomando dosis más grandes (consulte las precauciones a continuación) (R).

Los pacientes con neumonía pueden tomar hasta 100 g / día de Vitamina C sin desarrollar diarrea, debido a los cambios en el metabolismo de la Vitamina C causados ​​por la infección (R).

Cuando la dosis diaria aumenta de 200 a 2500 mg, la concentración en sangre aumenta solo de aproximadamente 12 a 15 mg / L debido a la eliminación del riñón. De ahí que algunos afirmen que no hay justificación para megadosis de Vitamina C en individuos sanos (R).

Niveles deficientes de Vitamina C en Sangre

La Vitamina C se absorbe desde la luz intestinal y los túbulos renales, y luego se distribuye en todo el organismo por el torrente sanguíneo (R).

La absorción y distribución de Vitamina C en el cuerpo está bajo control y está regulada principalmente por co-transportadores de Vitamina C (SVCT) 1 y 2 dependientes de sodio y específicos de tejido, que transportan Vitamina C a cambio de sodio (R).

En general, la concentración de Vitamina C en sangre de:

  • <11 μM se considera deficiente
  • 11-28 μM se agota o marginalmente deficiente
  • 28-40 μM es adecuado
  • > 40 μM es óptimo (R).

Se cree que el 22% de los adultos de EE. UU. Tienen un nivel de Vitamina C por debajo del adecuado (concentraciones sanguíneas <28 μmol / l) y aproximadamente el 6% de la población adulta está clasificada como deficiente en Vitamina C (<11 μmol / l) (R).

Órganos con mayor necesidad de Vitamina C

La Vitamina C se encuentra en altas concentraciones en la hipófisis, las glándulas suprarrenales y los ovarios, pero los músculos, el cerebro y el hígado contienen las mayores reservas de esta vitamina (R).

Síntomas de Definiciencia de Vitamina C

Los primeros indicios de deficiencia de Vitamina C son fatiga, malestar general, depresión, y pueden manifestarse como un deseo reducido de estar físicamente activo (R).

El escorbuto (deficiencia patológica de Vitamina C) conduce a la fragilidad de los vasos sanguíneos que produce hemorragia, así como al daño del tejido conectivo debido a la falla en la producción de colágeno, que a menudo conduce a la pérdida de dientes y la ruptura del tendón. En el peor de los casos, el escorbuto puede provocar la muerte (R, R1).

El escorbuto clínico puede evitarse con una ingesta de tan solo 10 mg de Vitamina C por día (R). Sin embargo, se observó una disminución leve de la Vitamina C en 10-30% de la población saludable presunta (R, R1).

Factores que contribuyen a la deficiencia de Vitamina C

Los hombres que no complementan entre 20 y 49 años de edad corren un riesgo especial de tener un pobre estado de Vitamina C (R).

Las concentraciones de Vitamina C disminuyen con la edad (R).

Los pacientes que reciben diálisis renal son propensos a la deficiencia de Vitamina C (R).

Los pacientes esquizofrénicos tienden a tener niveles significativamente más bajos de Vitamina C (R) en sangre.

Los subgrupos con un riesgo particular de deficiencia de Vitamina C son las comunidades de bajo nivel socioeconómico, los fumadores, los ancianos, las mujeres embarazadas y los niños con un estado nutricional deficiente (R).

Los niveles de Vitamina C en sangre difieren según los polimorfismos de SVCT2 y SVCT1 (R).

Precauciones con la Vitamina C

La ingesta suplementaria de más de 500 mg por día puede causar cálculos renales en aquellos que son propensos a ellos (R).

La Vitamina C puede mejorar la absorción de hierro al mantener el hierro en estado ferroso (Fe 2+) en lugar de férrico (Fe 3+). Esto es beneficioso en algunos pacientes (como aquellos con problemas intestinales y baja en ferritina) pero no en aquellos que sufren condiciones médicas que causan sobrecarga de hierro (R).

La alta ingesta de Vitamina C ejerce un efecto prooxidante por su interacción con iones metálicos a través de varios sistemas de generación de RONS establecidos. Se debe tener precaución con respecto a la ingesta excedente de Vitamina C en pacientes con enfermedades inflamatorias crónicas o aterosclerosis (R, R1).

Algunas investigaciones han encontrado que la combinación de altas dosis de Vitamina C y vitamina E puede ser dañina, aunque el daño puede estar restringido a grupos seleccionados entre fumadores (R).

La ingesta de Vitamina C podría ser responsable de los altos niveles séricos de ácido úrico, según un estudio en comunidades rurales coreanas (R).

Mayor nivel de ácido úrico puede ser bueno, como mejorar la productividad y la inteligencia, pero puede causar problemas si eres propenso a los cálculos renales o la gota.

La alta ingesta de Vitamina C de los suplementos se asoció con un mayor riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular en mujeres posmenopáusicas con diabetes (R).

Fuentes naturales de Vitamina C

Cuáles alimentos proporcionan Vitamina C

Como se muestra en la imagen anterior, puede encontrar cantidades variables de Vitamina C en muchas frutas y verduras. Personalmente, para obtener una dosis verdaderamente terapéutica y poder medir exactamente la cantidad de Vitamina CI que estoy recibiendo diariamente (los niveles de comida varían), elijo complementarme.

La mayoría de los estudios comparativos de biodisponibilidad en humanos no han mostrado diferencias entre la Vitamina C sintética y la natural, independientemente de la población en cuestión, el diseño del estudio o la intervención utilizada (R).