Deficiencia de Cobre: causas y enfermedades asociadas

Deficiencia de cobre

El cobre tiene un rango muy estrecho para un funcionamiento óptimo. Demasiado cobre y bajos niveles de cobre están asociados con problemas de salud.

La deficiencia de cobre es rara en humanos (R).

La mayoría de los adultos que viven en países desarrollados obtienen cantidades adecuadas de cobre a través de su dieta, suplementos y agua potable (R).

Deficiencia de Cobre

Las personas que están en riesgo de deficiencia de cobre son:

  • Recién nacidos (prematuros, en recuperación de desnutrición, alimentados solo con leche de vaca, con diarrea prolongada, con colestasis) (R, R2, R3, R4)
  • Individuos que usan suplementos de zinc o cremas dentales enriquecidas con zinc (R, R2)
  • Mujeres embarazadas y lactantes (R)
  • Individuos con problemas digestivos que resultan en malabsorción de nutrientes, incluyendo enfermedad de Crohn, enfermedad celíaca y síndrome de intestino corto (R, R2, R3)
  • Individuos con nutrición parenteral prolongada sin cobre (R)
  • Pacientes con fibrosis quística (R)
  • Individuos hipertensos (R)

Causas de la deficiencia de cobre

1) Absorción de cobre inadecuada

  • Enfermedad de Menkes (R)
  • Cirugía de reducción de peso (bypass gástrico) (R, R2)
  • Gastrectomía (extirpación del estómago) y esofagectomía (extirpación del esófago) (R, R2, R3)
  • Ingesta de antiácido crónico (R)
  • Aumento del consumo de zinc ( R, R2, R3).
  • Síndromes de malabsorción ( enfermedad de Crohn, enfermedad celíaca, síndrome del intestino corto ) (R, R2)

2) Ingesta de cobre inadecuada

    • Fórmula infantil baja en cobre o fórmula de leche de vaca (R)
    • Nutrición parenteral durante largos períodos de tiempo sin suplementación de cobre (R)
    • Desnutrición proteico-calórica (R)

3) Mayores requisitos

  • Recién nacidos, especialmente prematuros (R)
  • Embarazo y lactancia (R)

4) Pérdidas excesivas de cobre

  • Estados malabsortivos (R, R2)
  • Agentes quelantes de cobre tales como penicilamina (R)
  • Burns (R)
  • Síndrome nefrótico (R)

Señales de deficiencia de cobre

  • Anemia
  • Neutropenia (niveles bajos de neutrófilos)
  • Degeneración del tejido conectivo
  • Retraso del crecimiento
  • Anormalidades óseas
  • Palidez
  • Pobre control de temperatura
  • Adelgazamiento, cabello débil
  • Mala calidad de la piel
  • Problemas neurológicos (en casos severos)
  • Convulsiones (en casos severos) (R)

Efectos negativos en la salud de la deficiencia de cobre

1) La deficiencia de cobre causa anemia

El bajo contenido de cobre se asocia con la anemia (R, R2, R3, R4).

La anemia se corrige rápidamente en unas pocas semanas con suplementos de cobre mientras que el hierro oral no tuvo efecto (R).

La displasia de médula ósea puede estar asociada con la deficiencia de cobre, por lo que es importante considerar la deficiencia de cobre en el diagnóstico diferencial del síndrome mielodisplásico (R, R2, R3).

2) El cobre bajo reduce la función inmune

La deficiencia de cobre se asocia con un bajo número de glóbulos blancos conocidos como neutrófilos ( neutropenia ) (R).

Los neutrófilos no pueden producir superóxidos y matar microorganismos tan eficazmente en personas con deficiencia de cobre (R).

El cobre bajo también promueve la activación y acumulación de neutrófilos en el hígado, lo que contribuye al desarrollo de la inflamación (R, R2, R3, R4).

Se sabe que la deficiencia de cobre afecta la función de los macrófagos, aumentando así la susceptibilidad a la infección bacteriana (R, R2).

Los estudios también mostraron que el crecimiento de las células T y la producción de IL-2 se reduce en la deficiencia de cobre (R).

3) La deficiencia de cobre está asociada con anormalidades óseas

La deficiencia de cobre reduce la resistencia ósea (R, R2).

Las anormalidades óseas son más comunes en bebés y niños pequeños con deficiencia de cobre, bajo peso al nacer (R, R2).

La dieta deficiente en cobre en la infancia podría ocasionar fracturas, osteogénesis imperfecta y osteoporosis (R, R2).

Un estudio en pacientes de edad avanzada mostró que los bajos niveles de cobre en la sangre están asociados con una mayor incidencia de fracturas óseas (R).

4) La deficiencia de cobre está vinculada a los trastornos neurológicos

El déficit neurológico se ha descrito en adultos con deficiencia de cobre. Los síntomas neurológicos de la deficiencia de cobre incluyen desmielinización del sistema nervioso central, polineuropatía (daño a los nervios), espasticidad, debilidad muscular e inflamación del nervio óptico (R, R2). La mielopatía (enfermedad de la médula espinal) se presenta en individuos con deficiencia de cobre que presentan dificultades para caminar (R, R2).

Las manifestaciones neurológicas generalmente se atribuyen a la disminución de los niveles de citocromo C oxidasa y pueden ser similares a las observadas con la deficiencia de vitamina B12 (R, R2).

Estos síntomas pueden mejorar significativamente después de la administración oral de suplementos de cobre (R, R2).

5) La deficiencia de cobre puede empeorar la salud del corazón

La deficiencia severa de cobre en ratas alteró la función cardíaca y causó agrandamiento del corazón que puede conducir a insuficiencia cardíaca congestiva (R, R2, R3).

Además, la reducción de la dilatación de los vasos sanguíneos y el aumento del sangrado se asociaron con una menor ingesta de cobre en ratas (R, R2).

Propiedades de la Bacopa Monnieri
Los hombres alimentados con dietas bajas en cobre experimentaron ritmos cardíacos irregulares (R).

El bajo contenido de cobre también puede estar asociado con la presión arterial alta. Las personas con hipertensión esencial tenían niveles más bajos de cobre en la sangre en comparación con las personas con presión arterial normal (R).

Los estudios demuestran que la deficiencia de cobre aumenta plasma de colesterol y “malo” LDL colesterol mientras que la disminución “bueno” HDL colesterol, aumentando así el riesgo de enfermedad cardiovascular (R).

6) La deficiencia de cobre causa piel pálida

El cobre es un cofactor de la enzima tirosinasa, que se requiere para la formación del pigmento melanina (R). La melanina es el pigmento que da color al cabello, la piel y los ojos (R).

La disminución de la pigmentación de la piel y la palidez general de los bebés con deficiencia de cobre se puede atribuir a la disminución de los niveles de cobre (R).

7) La deficiencia de cobre puede causar pérdida de cabello

El cobre es importante para el crecimiento del cabello (R).

Las concentraciones de cobre se redujeron en los hombres con pérdida de cabello en comparación con aquellos sin pérdida de cabello (R).

8) La deficiencia de cobre puede estar asociada con el hipotiroidismo

La deficiencia de cobre está asociada con un metabolismo alterado de la hormona tiroidea (R, R2).

La deficiencia de cobre redujo la T3 total en sangre en un 48%, la T4 total en sangre en un 21% y la T3 en todo el cerebro en un 10% en las ratas recién nacidas (R).

La deficiencia de cobre también reduce la conversión de T4 a T3, la última de las cuales es la hormona tiroidea más potente (R).

Pruebas para evaluar el estado del cobre en humanos

1) Cobre de sangre

La concentración de cobre en sangre es la prueba de laboratorio más utilizada para evaluar el estado del cobre.

Cobre total de sangre

Esta prueba mide la cantidad total de cobre en la sangre.

Normalmente, el 65-90% del cobre en la sangre es transportado por una proteína llamada ceruloplasmina (R).

Los valores normales para el rango total de cobre son de 10 a 22 μmol / L o 65-140 mcg / dL.

Las concentraciones altas de cobre en la sangre (hipercupremia) se observan en la inflamación, infección, enfermedad hematológica, embarazo, enfermedad hepática y diabetes (R, R2, R3, R4, R5, R6).

Se observan bajas concentraciones de cobre en la sangre (hipocupremia) en los síndromes de malabsorción, aumento del consumo de zinc, pacientes sometidos a cirugía de bypass gástrico, pacientes con nutrición parenteral prolongada sin suplementos de cobre y síndrome nefrótico ( R, R2, R3, R4).

Cobre libre de sangre

Esta prueba mide la cantidad de cobre sin unir con ceruloplasmina, el cobre que es “libre” para acumularse en el hígado y otros órganos.

El cobre sérico libre varía de 1.6 a 2.4 μmol / L.

2) Sangre Ceruloplasmina

La ceruloplasmina es una proteína que transporta cobre en la sangre.

Niveles normales de ceruloplasmina en suero: 2.83-5.50 μmol / L o 20-40 mg / dL

La ceruloplasmina es un reactante de fase aguda y puede aumentar en estrés, inflamación, cambios hormonales, infección y diversas enfermedades crónicas, como artritis y cáncer, por lo que su uso como indicador es limitado (R, R2).

3) Cobre de orina las 24 horas

El rango normal para el cobre en orina de 24 horas es 20-50 μg por 24 horas (R).

Los niveles altos de cobre en la orina (hipercupriuria) se encuentran en la enfermedad de Menkes, hemocromatosis, cirrosis, infecciones, enfermedades malignas, inflamación, pacientes que toman anticonceptivos y embarazo (R).

Los niveles bajos de cobre en la orina (hipocupriuria) se observan en la desnutrición, la malabsorción, el síndrome nefrótico y el aumento en el consumo de zinc ( R, R2, R3, R4).

4) Cobre hepático

La concentración de cobre en el hígado es el mejor indicador del estado del cobre.

Sin embargo, este es un procedimiento invasivo, y solo está justificado cuando hay evidencia de daño hepático como resultado de la sobrecarga de cobre (R).

Las concentraciones normales de cobre hepático oscilan entre 20 y 50 μg / g de tejido.

El cobre hepático se encuentra elevado en la enfermedad de Wilson y en otros trastornos hepáticos.

5) Enzimas que contienen cobre en las células sanguíneas

La determinación de enzimas que contienen cobre en los glóbulos rojos parece ser una técnica prometedora para evaluar el estado del cobre en humanos.

Las actividades enzimáticas son sensibles a los cambios en las reservas de cobre y no son tan sensibles a los factores no relacionados con el estado del cobre, como la inflamación y la infección (R).

Actividad de la superóxido dismutasa (SOD)

La SOD de glóbulos rojos es un buen marcador de la nutrición de cobre en humanos. La actividad de SOD se correlaciona bien con el cobre sanguíneo (R, R2).

SOD cambia en el estado del cobre antes de que ocurra cualquier diferencia en el cobre sanguíneo o la actividad de la ceruloplasmina (R).

Se encontró una disminución en la actividad de SOD en pacientes deficientes en cobre y en sujetos con baja ingesta de cobre.

Citocromo-c oxidasa plaquetaria

Cytochrome- c actividad se reduce en la deficiencia de cobre. Esta disminución ocurre antes de la aparición de un cambio en la actividad de SOD, lo que sugiere que este puede ser un marcador más sensible del estado del cobre (R).

Los indicadores sensibles del cobre también pueden incluir la actividad de la enzima glutatión peroxidasa y las concentraciones de cobre y factor VIII de coagulación (R).

Enfermedades hereditarias del metabolismo del cobre

Enfermedad de Wilson

La enfermedad de Wilson (degeneración hepatolenticular) es un trastorno hereditario en el cual se acumulan cantidades excesivas de cobre en el cuerpo, particularmente en el hígado y el cerebro (R, R2).

Es causada por mutaciones en el gen ATP7B que da como resultado una excreción defectuosa de cobre en la bilis (R, R2).

Las personas afectadas generalmente se presentan con enfermedad hepática que incluye hepatitis crónica, cirrosis o insuficiencia hepática aguda (R).

Los síntomas neurológicos y psiquiátricos son más comunes en adultos e incluyen torpeza, temblores, dificultad para caminar, problemas del habla, capacidad de pensamiento alterada, depresión, ansiedad y cambios de humor (R).

En muchas personas, el cobre se deposita en el ojo y forma un anillo de color verde a marrón, llamado anillo Kayser-Fleischer (R).

Los hallazgos típicos de laboratorio incluyen una disminución de la ceruloplasmina en la sangre, un aumento de la excreción urinaria de cobre y un contenido elevado de cobre en el hígado (R).

El tratamiento con penicilamina es efectivo en la mayoría de los casos, mientras que el trienteno y el zinc son alternativas útiles. El trasplante de hígado es necesario para el daño hepático irreversible (R).

Enfermedad de Menkes

La enfermedad de Menkes es un trastorno hereditario raro causado por la ausencia del gen ATP7A (R).

Esta mutación genética da como resultado un transporte defectuoso de cobre a través del intestino, la placenta y el cerebro. Por lo tanto, la enfermedad se asemeja a una deficiencia nutricional grave de cobre a pesar de la ingesta adecuada de cobre (R).

Los niños con enfermedad de Menkes típicamente comienzan a desarrollar síntomas entre los 2 y 4 meses de edad, y la mayoría de los niños muere a los 3 años (R).

Los síntomas surgen de la actividad deficiente de cuproenzimas esenciales. Se caracteriza por cabello ralo y rizado, retraso del crecimiento, retraso mental, incapacidad para controlar la temperatura corporal y defectos óseos (R).

Los hallazgos de laboratorio incluyen disminución de cobre en sangre y ceruloplasmina (R).

La enfermedad grave de Menkes es mortal y actualmente no hay terapia disponible. El tratamiento temprano con histidina de cobre puede ser valioso en los casos menos graves (R).

Síndrome del cuerno occipital

El síndrome del cuerno occipital, también llamado cutis laxa ligado al cromosoma X, es una forma menos grave de la enfermedad de Menkes que comienza en la infancia temprana y media (R).

Se caracteriza por depósitos de calcio en el hueso del cráneo, pelo grueso y piel suelta y articulaciones (R).

Interacciones medicamentosas con cobre

Si está usando alguno de los siguientes medicamentos, debe consultar a su médico o farmacéutico antes de tomar suplementos de cobre.

El uso de estrógenos, tanto en píldoras anticonceptivas como en terapias de reemplazo en mujeres posmenopáusicas, puede elevar los niveles sanguíneos de cobre, lo que puede estar relacionado con un mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular (R, R2).

Las pastillas de agua (diuréticos tiazídicos) pueden aumentar los niveles de cobre en la sangre (R).

La penicilamina, un medicamento utilizado para unir cobre y mejorar su eliminación en la enfermedad de Wilson y la artritis reumatoide, disminuye los niveles de cobre. El cobre también puede disminuir los efectos de la penicilamina (R).

El alopurinol, un medicamento utilizado para tratar la gota, forma complejos con el hierro y, por lo tanto, puede reducir los niveles de cobre y proteger contra el daño cardíaco (R).

Los antiácidos pueden disminuir la absorción de cobre. Los estudios en animales muestran que los bloqueadores H2 ( cimetidina ), utilizados para tratar las úlceras gástricas, pueden unirse a los iones de cobre libres (R).

El etambutol, uno de los principales medicamentos utilizados para tratar la tuberculosis, produce una disminución de los niveles sanguíneos de cobre (R).

El cobre puede potenciar la actividad antiinflamatoria y reducir los efectos secundarios digestivos de los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno (R, R2).