Cantidad apropiada de carbohidratos: clave en longevidad

Probablemente hayamos oído hablar de la dieta alta en carbohidratos y la dieta baja en carbohidratos. Pero un nuevo estudio sugiere que una dieta moderada en carbohidratos podría ser la clave de la longevidad.

Los investigadores siguieron a más de 15,000 personas en los Estados Unidos durante una mediana de 25 años y encontraron que las dietas bajas en carbohidratos (menos del 40 por ciento de las calorías basada en carbohidratos) y las dietas altas en carbohidratos (más del 70 por ciento de las calorías proveniente de carbohidratos) están asociadas a un mayor riesgo de muerte prematura.

Dieta Baja en CarbohidratosEl consumo moderado de carbohidratos (50 a 55 por ciento de las calorías) se asoció con el menor riesgo de muerte prematura.

“Este trabajo proporciona el estudio más completo de la ingesta de carbohidratos que se ha realizado hasta la fecha. Y nos ayuda a comprender mejor la relación entre los componentes específicos de la dieta y la salud a largo plazo”, dijo el autor principal del estudio, el Dr. Scott Solomon, de Brigham y Women’s Hospital y Harvard Medical School en Boston.

Los investigadores estimaron que a partir de los 50 años, las personas que consuman una dieta moderada en carbohidratos vivirían otros 33 años, cuatro años más que aquellos con un consumo muy bajo de carbohidratos y un año más que aquellos con un alto consumo de carbohidratos.

Los investigadores también encontraron que todas las dietas bajas en carbohidratos pueden no ser iguales. Comer más proteínas y grasas de origen animal a partir de alimentos como carne de res, cordero, cerdo, pollo y queso en lugar de carbohidratos se asoció con un mayor riesgo de muerte prematura. Mientras se comen más proteínas y grasas vegetales de alimentos como verduras, legumbres, y las nueces el riesgo de muerte prematura se redujo.

Los autores del estudio señalaron, sin embargo, que los hábitos alimenticios de los participantes fueron auto-reportados y solo se evaluaron al inicio del estudio y seis años después. Sus hábitos alimenticios podrían haber variado en 25 años, lo que podría afectar el vínculo entre la ingesta de carbohidratos y la longevidad, explicaron los científicos.

Los investigadores también analizaron datos de más de 432,000 personas en más de 20 países y encontraron que aquellos con alto y bajo consumo de carbohidratos tenían una esperanza de vida más corta que aquellos con una ingesta moderada de carbohidratos.

Los resultados del estudio se publicaron el 16 de agosto en la revista The Lancet Public Health .

Debido a que este fue un estudio observacional, no pudo probar causa y efecto.

“Aunque no se ha realizado un ensayo aleatorio para comparar los efectos a largo plazo de diferentes tipos de dietas bajas en carbohidratos, estos datos sugieren que el cambio hacia un consumo más basado en vegetales” probablemente ayude a prevenir enfermedades mortales importantes, dijo Solomon en una nota de prensa de esa revista.

Según la líder del estudio, la Dra. Sara Seidelmann, cardióloga del Hospital Brigham and Women’s, “las dietas bajas en carbohidratos que reemplazan los carbohidratos con proteínas o grasas están ganando gran popularidad como una estrategia de salud y pérdida de peso”.

Sin embargo, dijo, “nuestros datos sugieren que las dietas bajas en carbohidratos basadas en animales, que prevalecen en América del Norte y Europa, podrían estar asociadas con una vida útil más corta y deberían desalentarse”.

Seidelmann sugirió que, “en cambio, si uno elige seguir una dieta baja en carbohidratos, intercambiar carbohidratos por más grasas y proteínas a base a vegetales podría en realidad promover un envejecimiento saludable a largo plazo”.

Fuente: The Lancet Public Health, news release, Aug. 16, 2018