Formas naturales de combatir la H. pylori

La terapia antibiótica estándar para H. pylori tiene una tasa de éxito de erradicación de menos del 60%, con varios efectos secundarios a largo plazo.

En una primera parte describimos en qué consiste la infección por H. pylori y su tratamiento estándar. Este post (Parte 2) cubre cómo los suplementos y nutrientes naturales pueden reducir la tasa de colonización por H. pylori, reducir los síntomas de infecciones y mejorar el resultado de la terapia antibiótica estándar. Lee esta publicación para aprender cómo puedes ayudar a tu cuerpo a combatir el H. pylori de forma natural.

¿Qué es H. pylori ?

En la mayoría de los casos, las terapias complementarias o nutricionales no eliminan permanentemente a H. pylori. Sin embargo, algunos nutrientes pueden disminuir los niveles de colonización bacteriana y mejorar los síntomas de daño estomacal (R). La nutrición también puede mejorar la eficacia del tratamiento antibiótico estándar y, simultáneamente, prevenir los efectos secundarios de los antibióticos (R).

Alimentos y suplementos que combaten el H. pylori

1) Brotes De Brócoli Y Vegetales De Brassica

El sulforafano, un compuesto que se encuentra en los brotes de brócoli y brassica, inhibe el crecimiento de H. pylori (R).

Los investigadores han sugerido que el sulforafano puede proteger las membranas mucosas del estómago, lo que puede conducir a una reducción de la inflamación (R). Una mejor salud de la membrana mucosa también puede dificultar la colonización efectiva del estómago de H. pylori, lo que explica la reducción de la tasa de colonización encontrada en algunos estudios (R).

En pacientes asintomáticos con infección confirmada por H. pylori, el consumo de 70 g / día de brotes de brócoli produjo una disminución significativa de la intensidad de colonización (R). Otro estudio también informó una pérdida de colonización por H. pylori después del tratamiento de brotes de brócoli en cuatro de los nueve sujetos de prueba (R).

En los pacientes diabéticos tipo 2 infectados con H. pylori, los brotes de brócoli en polvo además de la terapia triple estándar mostraron una mejora considerable en la erradicación de H. pylori, y también mostraron una mejor salud del corazón en los sujetos (R).

En ratones, las infecciones por H. pylori se eliminaron de forma efectiva mediante inyecciones de sulforafano (R).

Sin embargo, un pequeño estudio con humanos colonizados con H. pylori en Japón no pudo demostrar una mejoría al suplementar los brotes de brócoli (R).

Otros vegetales de brassica (coliflor, sueco, repollo con cabeza, nabo, rábano) también contienen compuestos similares al sulforafano, llamados isotiocianatos. Los pacientes que consumen altas cantidades de isotiocianatos tenían un menor riesgo de cáncer gástrico (R).

2) Arándano

En un estudio patrocinado por una compañía de jugo de arándano, el consumo regular de jugo de arándano fue efectivo para reducir los niveles de colonización de H. pylor i (R).

El jugo de arándano contiene sustancias químicas que reducen la capacidad de las bacterias para adherirse a las células, lo que disminuye su capacidad para colonizar esas células (R). Esto puede explicar por qué la suplementación pudo mejorar los resultados del tratamiento en la infección por H. pylori.

Cuando el jugo de arándano se alimentó a ratones infectados con H. pylori, el 80% de los ratones se curaron después del tratamiento. La tasa de erradicación fue del 20% cuatro semanas después del tratamiento (R).

El jugo de arándano administrado durante tres semanas inhibió las tasas de colonización de H. pylori en aproximadamente el 15% de los niños asintomáticos y colonizados. Sin embargo, en la mayoría de los sujetos que se volvieron negativos para H. pylori, el efecto de limpieza no persistió después del cese del consumo (R).

En combinación con los antibióticos anti- H. pylori tradicionales, como el metronidazol y la claritromicina, el consumo de arándanos mejoró las tasas de erradicación y suprimió las infecciones en poblaciones con riesgo de H. pylori (R).

3) Otras Bayas

Los extractos de arándanos, frambuesas, fresas, moras, arándanos y saúco aumentan la susceptibilidad de H. pylori a la claritromicina y demuestran una fuerte actividad bacteriostática contra las cepas de H. pylori resistentes a la claritromicina (R, R).

Cuando los adultos con H. pylori infección bebían jugo de arándanos durante un período de 90 días, el 14% tenía prueba de aliento de urea negativo en el 35 ° día. Este efecto también se mantuvo en el 90 ° día (R).

4) Probióticos

La adición de probióticos a la terapia con antibióticos contra H. pylori mejora la eficacia general y reduce los efectos secundarios gastrointestinales negativos (R, R, R).

El uso de los probióticos Lactobacillus, Bifidobacterium y Saccharomyces boulardiimejoró la tasa de erradicación de H. pylori en aproximadamente el 10% y redujo los efectos adversos de la terapia en aproximadamente el 15% (R).

Los productos fermentados como el yogur y el kéfir también demostraron ser efectivos contra la infección por H. pylori (R, R).

Los probióticos con estudios que indican que son beneficiosos contra la colonización por H. pylori incluyen: L. acidophilus (R, R), L. reuteri (R, R), L. delbrueckii ssp. bulgaricus con S. thermophilus (R), L. gasseri (R, R, R, R), L. johnsonii (R, R, R, R), L. salivarius (R), L. brevis (R), S. boulardii (R, R) y B. infantis (R).

Los probióticos eficaces en la reducción de H. pylori efectos secundarios del tratamiento incluyen: L. rhamnosus (R), L. reuteri (R, R), S. boulardii (R, R, R, R). B. animalis spp. lactis (R), C. butyricum (R, R) y B. subtilis (R).

Los mecanismos específicos de acción por los cuales los probióticos mejoran las tasas de infección son actualmente desconocidos (R). Los estudios muestran que los probióticos redujeron la capacidad de H. pylori para colonizar efectivamente el estómago, pero no está claro si los efectos se explican por la competencia por el espacio y los nutrientes, los cambios en el pH del estómago, los productos químicos producidos por otras bacterias u otros cambios. causada por la colonización probiótica (R).

5) Ajo

El consumo de ajo durante largos períodos de tiempo no afectó la aparición de lainfección por H. pylori, pero los pacientes que ingirieron ajo tuvieron tasas de colonización de H. pylori significativamente más bajas que el grupo que no lo hicieron (R).

En el oeste de China, los que comieron ajo crudo tuvieron un nivel significativamente más bajo de infección por H. pylori (R).

ajo dieta, beneficios

Varios estudios han demostrado que el consumo de verduras en la familia del ajo se correlaciona con un riesgo reducido de cáncer gástrico, lo que apoya la teoría de que los compuestos en el ajo pueden tener efectos beneficiosos en la salud del estómago o en la colonización por H. pylori (R).

El ajo contiene sustancias químicas llamadas tiosulfinatos, como la alicina, que ha demostrado ser tóxica para las bacterias, lo que puede explicar cómo la suplementación pudo mejorar el tratamiento (R). Estos productos químicos también tienen una fuerte capacidad antioxidante (R). Los beneficios derivados de la ingesta de antioxidantes también podrían explicar los efectos positivos de la suplementación con ajo sobre la infección y otros procesos inmunológicos.

Otros estudios han demostrado que el ajo inhibe la detección del quórum bacteriano, lo que también podría explicar la disminución de la tasa de infección (R, R2).

Los extractos de ajo crudo o tabletas de polvo de ajo matan a H. pylori en el laboratorio (R). El extracto de ajo también previene la gastritis inducida por H. pylori en estudios con animales (R).

Un estudio no encontró efectos beneficiosos en la tasa de colonización en personas que ingirieron aceite de ajo (R).

6) Aceites y ácidos grasos

Los ácidos grasos poliinsaturados, omega-3 y -6, inhiben el crecimiento de H. pylori en el laboratorio y disminuyen la prevalencia de gastritis (R).

La suplementación de 8 semanas con ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) indujo el aclaramiento bacteriano en el 53% de los pacientes al final del tratamiento y el 20% de los pacientes 6 meses después (R).

Los PUFA disminuyeron el estrés oxidativo y la inflamación inducida por la infección por H. pylori y atenuaron la formación de cáncer gástrico en ratones (R).

Sin embargo, un estudio demostró que los PUFA agregados a una terapia cuádruple basada en bismuto no tuvieron efecto en la erradicación de H. pylori o en los marcadores inflamatorios (R).

Un compuesto específico de omega-3 llamado ácido docosahexaenoico (DHA) redujo la capacidad de H. pylori para colonizar el revestimiento gástrico en el 50% de los ratones. La combinación de DHA con una terapia triple estándar disminuyó la recurrencia de la infección por H. pylori en ratones (R).

El aceite de onagra (rico en ácido linoleico insaturado omega-6) cura las úlceras en ratas (R).

El aceite de pescado mostró una tasa de erradicación de H. pylori significativamente inferior en comparación con un régimen de erradicación convencional, pero mejoró los síntomas en pacientes con dispepsia no ulcerosa independientemente del estado de H. pylori (R).

7) Aceite de oliva

El aceite de oliva tiene una eficacia moderada contra H. pylori, incluso cuando se administra solo. El aceite de oliva virgen conduce a una erradicación exitosa del 10% de H. pylori en dos ensayos clínicos (R).

8) Ginseng

Panax ginseng mejora significativamente la tasa de erradicación cuando se agrega al régimen convencional de erradicación de H. pylori (R).

Se sabe que el panax ginseng mejora la respuesta de las moléculas de anticuerpos, que protegen el cuerpo de los microbios invasivos (R). Esto puede ayudar a explicar las mejoras observadas en el tratamiento.

9) Curcumina

La curcumina se ha utilizado para curar las úlceras pépticas y para prevenir el crecimiento de H. pylori (R). El tratamiento con cúrcuma curó las úlceras pépticas en el 48% de los pacientes después de 4 semanas y el 76% de los pacientes después de 12 semanas de tratamiento. El dolor abdominal y las molestias disminuyeron significativamente durante la primera y la segunda semana (R).

Te explicamos en este artículo para qué sirve la cúrcuma, cuáles son sus propiedades y beneficios

La curcumina protege de la úlcera e inhibe la detección del quórum bacteriano (R, R2, R3, R4). Esto puede ayudar a explicar los efectos protectores en el tratamiento de H. pylori.

La curcumina es capaz de erradicar H. pylori en ratones, pero no parece erradicar completamente la bacteria en las personas (R). La mala absorción de la curcumina en las personas podría contribuir a esta ineficacia (R, R 2).

10) Regaliz

El regaliz mejoró las lesiones estomacales inducidas por H. pylori en ratones (R).

En pacientes con Enfermedad de úlcera péptica o dispepsia no ulcerosa, el tratamiento con claritromicina en combinación con regaliz ayudó a reducir los niveles de colonización (R).

En pacientes con Enfermedad de úlcera péptica, el regaliz es tan eficaz como el bismuto en la reducción de H. pylori (R).

Algunos químicos en el regaliz ayudan a reducir la inflamación y mejoran la inmunidad, lo que podría ayudar a explicar los beneficios de la suplementación (R).

11) Jengibre

La raíz de jengibre se ha utilizado tradicionalmente para el tratamiento de diversas enfermedades gastrointestinales, como la dispepsia, la úlcera péptica, el mareo por movimiento y la inflamación (R).

El extracto de jengibre puede proteger el estómago de las lesiones del revestimiento del estómago inducidas por el estrés e inhibir la secreción de ácido gástrico, lo que restringe el crecimiento de H. pylori (R).

En estudios con animales, previene extracto de jengibre y trata H. pylori infección inducida por la inflamación y (R).

Los estudios han demostrado que el jengibre inhibe la detección del quórum bacteriano, lo que podría explicar la disminución de la tasa de infección (R).

12) Canela

En un ensayo clínico en pacientes con alta colonización por H. pylori, hubo una disminución en H. pylori después de la ingestión de canela (R).

13) Goma de masilla

La goma de masilla es una resina producida por la planta de Pistacia que se está investigando para el tratamiento de dolencias estomacales (R).

Los ensayos clínicos de goma de masilla en el tratamiento de H. pylori muestran resultados tanto negativos como positivos, lo que indica que los beneficios pueden ser limitados o puramente suplementarios (R).

En algunos estudios, la goma de masilla no pudo erradicar la infección por H. pylori en ratones o humanos (R).

Otros estudios mostraron que la goma de masilla previno la inflamación relacionada con H. pylori en pacientes (R) y puede conducir a la erradicación en algunos casos (R).

14) Lactoferrina

La lactoferrina se une a los iones de hierro y, por lo tanto, limita la disponibilidad de hierro a las bacterias (R).

En ratones, la lactoferrina disminuyó la colonización bacteriana y la gastritis (R) inducida por H. pylori.

Se han obtenido resultados tanto positivos como negativos en ensayos clínicos que probaron los efectos de la lactoferrina (R) oral. La suplementación con lactoferrina, además de la terapia con antibióticos e inhibidores de la bomba de protones, aumentó la tasa de erradicación efectiva y disminuyó la gravedad de los efectos secundarios (R).

Otro estudio con pacientes positivos para H. pylori mostró que la administración de lactoferrina sola suprimió de manera efectiva la colonización de H. pylori en el estómago (R).

15) Té verde

El extracto de té verde mostró efectos de adhesión contra la H. pylori en un ensayo pequeño de monos rhesus (R).

También se demostró que el extracto de té verde inhibe parcialmente las enzimas utilizadas por las bacterias, lo que podría limitar su crecimiento (R).

¿Para qué sirve el té verde?

En estudios con animales, la administración de catequina con té verde dio como resultado un 36% de erradicación de H. pylori (R).

De manera similar, la administración de polifenol del té verde en el agua de bebida, de manera dependiente de la dosis, suprimió la infección por H. pylori en estudios con animales (R).

16) Miel

El propóleo y la miel cruda tienen actividad anti- H. pylori. El propóleo también tiene actividad antiinflamatoria y estimulante inmune, ambos mecanismos claramente importantes en la fisiopatología de la infección por H. pylori (R, R).

Miel para bajar de peso

El roble y la miel de manuka exhiben una fuerte actividad anti- H. pylori. En pacientes con dispepsia, la ingesta de miel al menos una vez a la semana se asoció con una prevalencia significativamente menor de infección por H. pylori (R).

17) CoQ10

La combinación de la terapia triple antibiótica estándar con CoQ10 tuvo un efecto positivo en la inflamación del revestimiento del estómago y disminuyó el estrés oxidativo en pacientes con gastritis crónica (R).

18) Otras opciones naturales

Más de 80 extractos de plantas exhiben actividad anti- H. pylori. En la mayoría de los casos, sin embargo, faltan estudios en humanos. Algunas de las plantas, compuestos y suplementos se enumeran a continuación:

  • Acacia nilotica, una planta medicinal originaria de África e India (R).
  • La apigenina, un producto natural que se encuentra en varias plantas, fue eficaz en los jerbos de Mongolia. La apigenina tiene la notable capacidad de inhibir la progresión del cáncer gástrico (R) inducida por H. pylori.
  • Polifenoles de cáscara de manzana, eficaces en ratones (R).
  • Aristolochia paucinervis, una planta medicinal marroquí (R).
  • Planta de aguacate (R).
  • Bacopa o hisopo de agua (R).
  • Albahaca (r).
  • Berberina (del arbusto de agracejo y sello de oro) (R, R).
  • Bixa Orellana de las Américas tropicales (R).
  • Semillas de comino negro (R).
  • Algas pardas (R).
  • Byrsonima fagifolia y B. intermedia, remedio herbario tradicional brasileño, extracto de hoja (R).
  • Carvacrol, un compuesto que se encuentra en el aceite esencial de orégano, aceite de tomillo, aceite obtenido de pepperwort y bergamota silvestre (R).
  • Casuarina equisetifolia, una planta originaria del sudeste asiático, Australia y Oceanía (R).
  • Flores de Centaurea solstitialis, remedio popular anti-ulcerogénico turco (R).
  • Manzanilla (R).
  • Chelerythrine, un alcaloide presente en la planta Chelidonium majus (celidonia mayor) (R).
  • Extractos de hongos chinos (R).
  • Cinnamaldehyde, encontrado en cinnamon (R).
  • Extracto de hoja de Davilla nitida, una planta de América Central y del Sur (R).
  • Eucalipto (R).
  • Eugenol, que se encuentra en el aceite de clavo, nuez moscada, canela, albahaca y laurel (R).
  • Los alcaloides de la fruta de Evodia rutaecarpa, utilizados tradicionalmente en la medicina china (R).
  • Fagonia Arábica, una hierba tropical que se encuentra en la India (R).
  • Extracto de fruta de Feijoa sellowiana, un árbol sudamericano (R).
  • Extracto de arroz fermentado (R).
  • Fingerroot (Boesenbergia rotunda), encontrado en China y el sudeste asiático, efectivo en los jerbos mongoles (R, R).
  • Algas verdes (Haematococcus y Chlorococcum), eficaces en ratones (R, R).
  • Hancornia speciose, extracto de corteza de planta de América del Sur (R).
  • Impatiens balsamina, una planta medicinal taiwanesa (R).
  • Juniper (R).
  • Divaricate de Larrea, o chaparral, una planta sudamericana (R).
  • Lavanda (R).
  • Aceite esencial de hierba de limón, eficaz en ratones (R, R).
  • La verbena de limón (R).
  • Licoisoflavona B y licoricidina, que se encuentran en el regaliz (R).
  • Mejorana (R).
  • Ciprés mediterráneo (R).
  • Melaleuca alternifolia o paperbark de hoja estrecha (R).
  • Menta (R).
  • Myrtle (R).
  • Nepeta camphorata y aceites esenciales de argolica, encontrados en Europa y Asia (R).
  • Nuez moscada (R).
  • Okinawamozuku (Cladosiphon okamuranus), algas comestibles de Okinawa, eficaz en gerbos de Mongolia (R).
  • Okra (R).
  • Té de corteza (R) de Pau D’arco (árbol de trompeta rosa).
  • Aceite de menta (R).
  • Plumbagin, que se encuentra en las plantas Plumbago (R).
  • Catequinas polifenólicas, que se encuentran en el té verde (R).
  • Granada (R).
  • Extracto de corteza de Qualea parviflora, una planta sudamericana (R).
  • La quercetina, un compuesto que se encuentra en muchas frutas, verduras, hojas y granos (R, R).
  • Ravensara aromática, de Madagascar (R).
  • Romero (R, R).
  • Sanguinarine, que se encuentra en la planta bloodroot (R).
  • Aceite esencial de limón siciliano (R).
  • Strychnos pseudoquina, una planta brasileña (R).
  • Taninos, presentes en diversos tejidos vegetales (R).
  • La Vitamina C erradica la infección pylori en el 30% de los pacientes tratados (R).
  • Nogal (Juglans regia) (R).
  • Yerba Mate (R)
  • Zinc (R, R).
  • Agua marina profunda refinada (RDSW): en realidad exhibió actividad anti- H. pylori y su consumo disminuyó significativamente la colonización de H. pylori en pacientes infectados (R).

Factores que aumentan el riesgo de infecciones por H. pylori

1) Alto consumo de sal

Una mayor ingesta de sal puede hacerlo más susceptible a las infecciones por H. pylori (R).

Los estudios han encontrado que las bacterias H. pylori prosperan mejor en condiciones con alto contenido de sal, lo que puede explicar esta correlación (R).

2) Fumar

La infección por H. py lori es más común en los fumadores y la terapia de erradicación es menos efectiva. La nicotina aumenta la actividad tóxica de H. pylori en el estómago (R).

Los pacientes fumadores con una infección por H. pylori más virulenta tienen un riesgo muy alto de cáncer gástrico (R).

Técnico

  • La inflamación aguda durante la infección por H. pylori se caracteriza por una mayor producción de citoquinas Th1 / Th17 proinflamatorias y una producción de anticuerpos específicos en el estómago y el duodeno (R).
  • La inflamación crónica, asociada con la colonización gastrointestinal a largo plazo, se refleja en la respuesta Th1 subóptima observada en etapas posteriores de la infección, así como en un aumento en el recuento de linfocitos Treg (R).
  • IL-8 es el gen más significativamente regulado por incremento en la infección por H. pylori (R).
  • Los niveles más altos de IgG pylori se asociaron significativamente con niveles más altos de IL-6 en suero entre los individuos infectados por H. pylori (R).
  • La infección por H. pylori en niños se asocia con una respuesta alta de Treg, así como una respuesta baja de Th1 y Th17 (R).
  • Las células dendríticas expuestas a H. pylori están programadas para convertirse en tolerógenas, lo que impulsa la diferenciación de Treg y, por lo tanto, la protección contra el asma, a través de la producción de IL-18 (R).
  • Los niños infectados por H. pylori tienen un factor de crecimiento transformante β (TGF- β) más alto, un marcador de respuestas reguladoras de células T (Treg) (R).
  • Varias citoquinas, incluyendo IL-6, IL-10 y TGF- β1, así como el número de células Foxp3 +, han demostrado ser más altas; sin embargo, algunas otras citoquinas que consisten en IL-1 β, IL-17A e IL-23 son más bajas en niños infectados que en adultos infectados (R).

Por razones que no están claras, la respuesta de Treg en niños no persiste en la edad adulta, lo que lleva a la reversión de las respuestas Th1 y Th17 suprimidas y al aumento de la inflamación gástrica (R).

82 queries in 0,372 seconds.